La gracia y la oración

Nov 14, 2022
La gracia y la oración

La gracia y la oración, es un principio fundamental en el camino de Ontogonía y en las tradiciones más antíguas.

El desarrollo y la libertad espiritual no se logra por esfuerzo o mérito propio. Se recibe. Es un regalo dado a nosotros por Dios 

En Ontogonía le llamamos Gracia, en Kabalah  Shekinah o Espíritu Santo, en Taoismo la Sonrisa Eterna, en Chamanismo es el equilibro eterno entre las fuerzas de la Naturaleza.

Es el deseo amoroso de Dios de reunificarse con nosotros. No se puede explicar, pero podemos decir que lo que más se le acerca es el Amor Puro.

La manera esencial de abrirnos a la Gracia es buscar un díalogo con la Divinidad.

Orar es hablar con la Divinidad, meditar es escuchar a la Divinidad y en todas las tradiciones tienen su formas de “oración” y “meditación”.

Práctica de oración

Tal vez esta sea la práctica más importante para nosotros dadas las condiciones en las que se encuentra el planeta actualmente y el poco tiempo que nos queda, si hacemos caso a las profecías antiguas.

Lo más importantes es que la oración sea natural y espontánea, que no se repitan los pasos mecánicamente. Con los días y la práctica, déjate más y más orar libremente.

Les comparto algunos lineamientos para comenzar.

1. Desnudarnos ante Dios

Este paso es bien importante y es muy terapéutico. Es como hacer “show up”, responsabilizarnos, estar presentes ante la vida, ante Dios, tal cual somos, con honestidad, sin ocultar partes nuestras.

La oración no va a funcionar si no aceptamos todo lo que sabemos de nosotros, si dejamos cosas fuera. Tenemos que “poner sobre la mesa” lo que más nos pese, lo que más nos esté doliendo.

2. Confesarnos o Reconocer Errores

Repasar el día o recapitular. Hacer memoria de nuestras fallas y errores. Si somos adultos, sólo nosotros podemos saber cuáles son. Nadie más debe interferir aquí. Sentir con el cuerpo donde haya culpa, verguenza o incomodidad.

Buscar momentos de confusión o de falta de contacto, siente el deseo genuino de cambiar, de mejorar y transformarte.

3. Agradecer o Gratitud

Aquí podemos integrar nuestra practica de gratitud como la hemos aprendido. Déjate agradecer tanto como quieras y sentir la Gratitud.

La diferencia es que aquí agradecemos a lo más grande, a lo más poderoso, a Dios.

4. Pedir para nosotros y los demás

Aquí es como pedir lo que haga falta, pedir a la Gracia que actúe, que descienda al mundo y lo transforme. Pide lo que tu corazón desee, sin contenerte es muy bueno pedir para otras personas, especialmente nuestros “enemigos” o gente con quien no resonamos. 

5. Abrirnos a Recibir Gracia

Este último paso es importante, es simplemente abrirnos y permitir que el rio de Gracia nos inunde. Recibir, sin hacer nada; sin esforzarnos por nada, simplemente permitirnos ser llenados por la Gracia.

¿Te gustó el contenido? Si quieres conocer más sobre este y otros temas, te invito a formar parte de mi nuevo programa:

Desarrollo Integral del Ser

Explora profundamente tu Ser y Reconecta con tu Verdad

Quiero saber más